La fabricante de procesadores ha logrado reducir su tecnología de red súper rápida lo suficiente como para caber en los teléfonos inteligentes.

Qualcomm ha resuelto un problema importante para una cierta variación de dispositivos 5G: hacer que los chips sean lo suficientemente pequeños como para caber en los dispositivos de mano.

La compañía presentó el lunes su nueva familia de módulos de antena de radiofrecuencia Sub-6GHz QTM052 de onda milimétrica QTM052. Funcionan junto con los Snapdragon X50 5G de Qualcomm para brindar velocidades de red ultrarrápidas a los teléfonos inteligentes. Los módulos permitirán que los fabricantes de teléfonos cubran la gama de ondas de radio 5G, incluyendo el espectro de onda milimétrica de rango más corto, pero más rápido, y las ondas de radio sub-6GHz más confiables, pero más lentas.

Los módulos estarán presentes en los hotspots (puntos de acceso móvil) más adelante este año y en los teléfonos inteligentes en la primera mitad de 2019. La velocidad máxima de descarga podría ser de hasta 5 Gbps para la variante de onda milimétrica, aunque la velocidad más realista que verás en los teléfonos es más cercana a 1.4 Gbps, dijo Qualcomm. Eso es mucho más rápido que el 4G actual, que es de aproximadamente 70Mbps, e incluso más rápido que las velocidades esperadas de 400Mbps a 500Mbps del sub-6Ghz, anotó la compañía.

“Este es un avance genuino”, dijo Sherif Hanna, director de marketing de productos de Qualcomm, en una entrevista. “La recompensa por usar ondas milimétricas, especialmente en áreas densamente pobladas, es enorme”.

5G, la próxima generación de tecnología celular, promete aumentar significativamente la velocidad, cobertura y capacidad de respuesta de las redes inalámbricas. Puede ir de 10 a 100 veces más rápido que tu conexión celular típica actual, e incluso más rápido que cualquier cosa que puedas obtener con un cable de fibra óptica físico que tengas en casa. Por ejemplo, te tomará apenas unos segundos descargar una temporada completa de TV y los médicos podrán realizar cirugías remotas en tiempo real.

Todas las redes celulares usan ondas de aire para enviar datos a través del aire, y las redes estándar usan el espectro en bandas de frecuencia más bajas como 700 megahertz. En general, cuanto mayor es la banda o la frecuencia, mayor es la velocidad que puede alcanzar. La promesa de 5G es que puede usar bandas de frecuencia más altas, llamadas ondas milimétricas, para enviar datos más rápido que nunca. Esas señales operan en frecuencias de 24 GHz o más, en comparación con los 600MHz a 5.8GHz utilizados para 4G hoy.

Un gran avance en un tamaño pequeño

Obtener esas velocidades ultrarrápidas utilizando el espectro de ondas milimétricas presenta algunos problemas. La señal puede viajar solo en distancias cortas; rebota en superficies duras: y tiene problemas para moverse por esquinas o cosas pasadas como árboles. Puede alcanzar velocidades de descarga de hasta 5 Gbps, dice Qualcomm, pero al simplemente mantener tu mano sobre las antenas en el teléfono, bloqueas la señal. La frecuencia más baja, el espectro de 600MHz que también se puede usar para 5G no tiene esos problemas, pero no es tan rápido ni es capaz de manejar tanta capacidad como la onda milimétrica.

Para las empresas ha sido difícil fabricar chips que sean lo suficientemente pequeños como para caber en los teléfonos y poder enfocar el espectro de ondas milimétricas para que puedan viajar distancias más largas.

El primer módem 5G y las antenas de ondas milimétricas de Qualcomm, que se mostraron en un video de YouTube a principios de 2017, eran tan grandes que debieron ser transportados en un coche. E Intel, uno de los principales rivales de Qualcomm para los próximos chips 5G, mostró en febrero un concepto de PC 5G que tenía dos puntales para sostener la tecnología 5G, algo que sería demasiado grande para teléfonos móviles.

Pero Qualcomm ahora ha reducido su tecnología de manera significativa; tanto que finalmente puede aparecer en los teléfonos inteligentes.

“El consenso común era … era imposible hacer que la onda milimétrica funcionara en un móvil”, dijo Hanna. Pero los nuevos módulos de Qualcomm son “un avance tecnológico que permitirá que una nueva generación de redes entregue velocidades de Internet nunca antes posibles a través de la conexión inalámbrica”.

Qualcomm se negó a especificar las dimensiones de los nuevos módulos, pero una comparación de CNET que contenía uno mostró que eran tan anchos como la profundidad del iPhone X, que es de 7.7 milímetros. Qualcomm tiene una versión un poco más estrecha, lo que permite a los fabricantes de teléfonos empacarlas en teléfonos aún más delgados.

Cada módulo tiene alrededor de ocho a 12 antenas, y los fabricantes de teléfonos probablemente incluirían tres de los módulos en sus dispositivos (aunque el módem X50 podría manejar hasta cuatro).

“Podrías tener uno en el costado, uno en la parte superior y tal vez uno en el otro lado”, dijo Hanna. “Va a variar de un teléfono a otro”.

Con la tecnología 4G, las antenas del teléfono irradian la señal a una torre celular como un reflector. Para ondas milimétricas, ese método terminaría enviando la señal a ninguna parte. Normalmente, el dispositivo 5G tendría que tener línea de vista a una torre de telefonía celular sin otros edificios o incluso árboles en el camino. Pero con los nuevos módulos de Qualcomm, las señales se enfocan en haces mediante algo llamado formación de haces, que permite que la señal viaje hasta 200 metros e incluso se curvee alrededor de los edificios, dijo Qualcomm.

El módem X50 recibe datos de solo un módulo a la vez, pero está monitorizando simultáneamente los otros módulos para las copias de seguridad. Si estás recibiendo datos de un módulo en un lado del teléfono y alguien camina delante de ti y bloquea el haz, el módem se enganchará instantáneamente a la señal de otro módulo.