Si eres nuevo en el mundo del marketing digital, el inicio puede ser abrumador. Hay tantos términos nuevos, tanta información en Internet y las redes sociales, que no se sabe por dónde iniciar.

Al igual que muchos, cuando inicie en el marketing digital, no tenía idea de por dónde arrancar. En ese momento no habían tantas redes sociales como las que hay ahora, ni formas de hacer marketing digital. Por lo que en líneas generales fue un poco más sencillo elegir, porque no había tanta variedad. Sin embargo, hoy el panorama es distinto. Si te adentras un poco en este mundo, ves noticias sobre un sinfín de herramientas y plataformas nuevas, todos los días. Es difícil llevarle el ritmo a todo eso.

El más grande consejo que te puedo dar, basado en mi experiencia, es empezar poco a poco, un paso a la vez. No tratar de estar en todas las redes, usar todas las herramientas, y trabajar en todos los formatos, como hacer blogs, podcast, videos, etc.

El ABC del marketing digital para iniciar de una buena manera y sin complicaciones es el siguiente:

  1. Lo primero es evaluar qué es lo que deseas lograr con tu incursión al marketing digital. ¿Cuál es tu objetivo de negocio? Deseas más clientes, o solo que la gente te conozca, quieres vender por Internet. Eso es lo más básico, porque si no sabes qué deseas lograr, no vas avanzar. No vas obtener resultados satisfactorio, tus esfuerzos serán en vano y vas a declinar. Muchos piensan que el marketing digital es gratis y que es solo subir fotos en una red social. Pero cuando inicies, aprenderás que eso no puede estar más lejos de la realidad. Hacer marketing digital requiere dinero y tiempo. Aunque crear un perfil en una red social sea gratis, hacer publicidad en ella, si de verdad quieres destacar, no lo es. La inversión inicial es mucho menor que en un medio tradicional, no obstante no es gratis. Otro recurso es el tiempo, porque subir fotos por subir, no te va a llevar a ningún lado en términos comerciales. Para realmente tener éxito, hay que planificar cuidadosamente los contenidos y crearlos. Ambas fases toman tiempo.
  2. Luego de saber por qué quieres entrar en el mundo del marketing digital, debes elegir cómo lo quieres hacer. Lo más fácil y lo que casi todo el mundo hace es abrir varios perfiles en redes sociales. Pero esto no necesariamente es lo correcto. Te lo pongo así de sencillo, si mañana Mark Zuckerberg, decide cerrar Facebook, tu fan page desaparece, y con él toda la información de tus clientes, fotos, datos, etc. Sin embargo, si tienes un sitio web, eso es tuyo y puedes conservarlo por el tiempo que decidas. Puedes iniciar con una landing page, que es una página web, que solo tiene información básica de tu producto o servicio, datos de contacto. Es como tu carta de presentación o vitrina digital. Hay maneras de hacer estas páginas de forma gratuita o pagando muy poco. Hay una infinidad de páginas web, para hacer páginas web, sin conocimientos de programación, diseño gráfico, etc. Es casi tan sencillo como hacer una presentación en PowerPoint.
  3. Y ahora sí puedes elegir una red social. Te recomiendo que inicies con una, sobretodo si eres un emprendedor o pequeño empresario que haces todo tu. Para seleccionar la adecuada, debes tener claro quién es tu mercado objetivo, o en otras palabras a quien le vas a vender tu producto o servicio. Una vez lo identificas, debes analizar qué redes sociales utilizan más tus posibles clientes . En general, en Panamá las redes sociales más utilizadas son: Facebook, Whatsapp, Youtube, Instagram, Twitter, LinkedIn, Snapchat. Depende de la naturaleza de negocio ver qué red social te conviene. Si ofreces un producto de consumo masivo, por ejemplo, dulces, puedes usar Facebook o Instagram. Si tu producto está enfocado a un mercado de adolescentes, puedes usar Instagram o Snapchat. Al elegir la red social correcta, evitas trabajar en vano.

Estas recomendaciones son el inicio de un largo y asombroso camino por el marketing digital. Al pasar el tiempo notarás que aplicar las estrategias de marketing digital en tu negocio, te ayudará a conocer mucho más a tu cliente y podrás buscar maneras de satisfacerlo y brindarle un mejor servicio. Es esto lo que te posicionará sobre tu competencia y hará la diferencia en tus ventas.